Err

Tu cesta : 0,00 €
Aceites para automoción e industria España y Portugal

Prepara y revisa tu coche para la subida de temperaturas

Antes de empezar nos gustaría destacar la importancia de llevar un buen mantenimiento del coche tanto con la llegada del invierno como la del verano, los extremos nunca son buenos. Debemos anticiparnos siempre a las temperaturas más altas o bajas del año para evitar contratiempos en nuestro vehículo. Una buena manera de adelantarte a cualquier contratiempo que pueda dejarte tirado con tu coche es ante todo cumplir periódicamente con el manual del coche y las recomendaciones que marca de cara a la revisiones del vehículo.

Para empezar es importante revisar el estado del aire acondicionado, unos de los momentos en que más falla es en verano, en esa época del año el uso del aire se intensifica y provoca su desgaste. Quizás será necesario acudir al taller mecánico para recargar el gas refrigerante o revisar el circuito en caso de notar que el aire no enfría.

Uno de los puntos clave del coche, el sistema de refrigeración, quizás más importante en verano si cabe. Debemos revisarlo con atención, tanto el radiador como los manguitos del circuito y sus conexiones. Todo el sistema de refrigeración es clave ya que cualquier pequeña fuga puede originar la perdida del líquido refrigerante y el riesgo que ello conlleva para el motor del coche, temperaturas altas y el motor a pleno rendimiento, si la refrigeración no funciona puede ser fatal para el vehículo.

Aunque parezca mentira uno de los mejores consejo que os podemos dar es poner un simple parasol en el parabrisas cuando tengamos el coche estacionado en la calle, solo con esto podemos llegar a reducir en 10 grados la temperatura en el interior del coche. Además evitaremos algo que molesta mucho al subir al coche que el exceso de calor tanto en volante como en el pomo del cambio de marchas o asientos.

Como todos los elementos importantes del coche los neumáticos sufren más con altas temperaturas, es vital revisar la presión de las ruedas y controlar el desgaste de estas para evitar cualquier susto en carretera. También es importante recordar que si cargamos mucho el coche deberemos aumentar la presión de las ruedas.



 Finalmente pero no menos importante debemos revisar los niveles de los líquidos del coche, líquido de frenos, refrigerante y aceite del vehículo. El aceite del  motor debe estar en buen estado ya que le vamos a exigir el máximo de sus prestaciones si la temperatura ambiental es elevada, si el aceite no esta en  buenas condiciones puede no cumplir su función de lubricante y dañar gravemente el motor, incluso podría dejarnos sin motor.
 

Solo nos falta aconsejar llevar agua en el coche pero ya no pensando en la mecánica del vehículo sino pensando en nuestra fatiga al volante, estar bien  hidratado es necesario para retrasar la sensación de pesadez y cansancio.
Escrito el  11 Mar 2016 13:22  -  Enlace permanente

Comentarios

Ningún comentario.

Escribe un comentario

Los comentarios son moderados, serán publicados luego de ser aprobados por el autor.
El nombre y el email son obligatorios. El email no será públicado.
Comentario
Nombre *
Email *
Sitio Web